martes, 2 de junio de 2009

Aspectos Sociales, económicos y políticos del narcotráfico

El narcotrafico afecta a nuestro país, en el aspecto social: dentro de donde vivimos podemos llamarla una sociedad de terribles e injustos contrastes, en donde la mayoría no tiene acceso a la tecnología, a los satisfactores e incluso millones a no tener el alimento de cada día, sin olvidar la salud, la higiene y la educación, hay que tener en cuenta que ya no es un delito que preocupe únicamente a las autoridades responsables de mantener el orden público, sino también hay que considerarlo un fenómeno que atenta y pone en grave riesgo a la seguridad y la soberanía de muchas naciones. En el aspecto político: El trafico de drogas ilícitas o narcotráfico se presenta en frentes nacionales e internacionales ha generado el aumento de la corrupción de las estructuras institucionales, y cuenta con una gran capacidad corruptora que mina el estado de derecho, trayendo como consecuencia que la corrupción en los cuerpos de seguridad y judiciales de México obstaculicen el progreso en la lucha contra el crimen organizado, y por ultimo en lo Económico: La narco economía crea valores económicos que influyen directa e indirectamente en el PNB, directamente, por las propias actividades de intercambio de droga por dinero, indirectamente, por todos los negocios y procesos que genera, o asistiendo o facilitando la narco economía.
El producto nacional de prácticamente todos los países del mundo sube, Sin embargo, es cierto que la relevancia relativa de la estimulación económica por la narco economía varía mucho. Es menos grande en países como EE.UU, pero muy importante en países pobres involucrados.

Rodríguez menciona que (2009): “Lentamente como sangre que escurre en un plano inclinado, el narcotráfico invadió el territorio nacional, con la complacencia y aun la complicidad de autoridades de todos los niveles-civiles, policiacos y militares; el crimen organizado convirtió a México en una potencia en la producción, distribución, venta y exportación de estupefacientes.”

“La Guerra contra los carteles de la droga no ha podido desarticular a ninguno y , por el contrario, estas organizaciones criminales sortean los embates del Estado con base en alianzas entre ellos, no obstante sus propias disputas por el control de territorios y mercados.” Ravelo Ricardo (2009). El México Narco. Proceso p.7

Atendiendo a la gramática, la palabra “cartel” viene del alemán “kartell” que significa: “carta o convenio entre varias empresas similares para evitar la mutual competencia y regular la corrupción venta y precios en determinado campo industrial”. Diccionario Consultor ESPASA, Ed. Espasa Galpe, Madrid, España, 1994, p.64

Referirnos a los carteles mexicanos es hablar de organizaciones delictivas, perfectamente estructuradas en la siembre, cultivo, cosecha, guarda, almacenamiento, y venta de narcóticos y estupefacientes, que circulan en cinturones o franjas territoriales de nuestro país, la palabra cartel adquiere un mayor significado y presencia cuando comienza a involucrarse en la distribución y exportación de las drogas a nivel internacional trayéndonos como consecuencia otras actividades delictivas, como el tráfico de armas y operaciones de dudosa procedencia como el lavado de dinero.

Los carteles son organizaciones muy poderosas, perfectamente estructuradas en relación a todo el acontecimiento delictivo, sin embargo no deberíamos llamarles carteles a estas organizaciones delictivas mexicanas porque con este nombre se identifica específicamente a las organizaciones delictivas de Colombia, por lo que sería más conveniente referirnos a organizaciones delictivas.

Ravelo(2009)“Antes de cumplir el sexenio de Vicente Fox, tanto la procuraduría General de la República como la Secretaria de Seguridad Publica, registraron en sus archivos de inteligencia la presencia de siete carteles de la droga bien estructurados, con extensiones en toda la República y estrechos vínculos con los policías del país, su histórico protector”.

El Cartel de Juárez, se conforma por la organización delictiva de los hermanos Carrillo Fuentes, que son Vicente Carrillo Fuentes “El Viceroy”, Amado Carrillo Fuentes “El señor de los cielos”, entre otros. Este cartel es el que más ha evolucionado dentro del crimen organizado, sus actividades principales delictivas se enfocan en el tráfico de cocaína y marihuana que proviene de Colombia.

Las zonas que tienden a operar se encuentran dentro del territorio mexicano, principalmente en Jalisco, Zacatecas, San Luis Potosí, Michoacán y Guanajuato.


El Cartel de Jalisco, estaba formado por los hermanos Quintero. Sus principales dirigentes eran, Rafael Caro Quintero, Emilio Quintero Payan y Miguel Felix Gallardo. Hoy en día, es dirigido por los hermanos Miguel, Jorge Y Genaro Caro Quintero.
Sus actividades principales son el cultivo y venta de Marihuana, los estados en los que operan son Guadalajara, San Luis Potosí, Sinaloa y Sonora.


El Cartel de de Colima, es una organización delictiva, integrada por los hermanos Amezcua Contreras, este grupo se caracteriza por el trafico de metanfetaminas y efedrina. Sus dirigentes son Luis Héctor García Cisneros, los hermanos Luis Adán y Jesús Amezcua Contreras, que actúan en los estados de Colima, Michoacán, Jalisco y Guerrero.

El Cartel del Pacifico, está compuesto por los hermanos Arellano Félix, que su origen es de Sinaloa. Se dedican al tráfico de cocaína y heroína. Su localidad abarca la península de Baja California, Jalisco y Tamaulipas. Su principal dirigente es Héctor Luis “El Güero Palma”, y parte de sus conexiones involucran a las Triadas Chinas en Hong Kong y al Triangulo de Oro de Asia.


El cartel del Golfo, es una organización delictiva formada por Juan García Abrego.

Las zonas que están involucradas en el crimen organizado de este cartel son Oaxaca, Veracruz, Tabasco, Nuevo León y Tamaulipas. Sus seguidores principales eran Ernesto Fonseca, Oliverio Chávez Araujo, Pedro Lutecio Serratos y Juan García Abrego. Actualmente sus dirigentes son Oziel Cárdenas Guillen y Hugo Baldomero Medina Garza, y se centran al tráfico de Heroína.

El cartel de Sinaloa, organización delictiva de Joaquín Guzmán Loera. Sus principales actividades delictivas operan en la frontera del Estado de Sonora y Sinaloa. Sus integrantes son Joaquín el Chapo Guzmán y Luis Héctor Palma.

El cartel de los Beltran Leyva, se formo a partir de la separaron con el Cartel del Pacifico, por la lucha de las plazas de la zona Norte.


“En los dos primeros años de la administración Calderonista, una nueva generación de jóvenes narcos se acomodo en posiciones de liderazgo en distintos carteles, impulsados por sus padres, tíos y parientes. Y ahora, estos grupos no solo están mostrando su dinamismo, su violencia, y su capacidad para recomponer a sus respectivas organizaciones, sino que encabezan nuevas ramificaciones criminales en todo el país y se aprestan a consolidarlas.” Octavio Gomez (2009). El Mexico Narco Proceso Ed.Especial. P.26

Mientras que en el contexto que se encuentra México, las estructuras sociales, económicas y políticas del país se ven reflejadas por la violencia sin límites de todos estos grupos de personas que tal vez con diferentes objetivos, pero con un mismo fin, y con el propósito de volverse mas fuertes adaptando diferentes modos de vida inocultables.

“La Asociación Ciudadana contra la impunidad, formada en Octubre de 2008, ha canalizado las denuncias de 250 familias que tienen miembros desaparecidos, y cada día llegan parientes de otros plagiados al local. En las paredes del lugar se observan las fotografías de gran cantidad de ellos que, para la policía tijuanense, constituyen archivos cerrados” Gil Olmos (2009) México Narco Proceso Ed.Especial p.31

Rafael Fimbres Hernández, socio de la cadena de tiendas “Calimax” una de las más importantes del estado de Tijuana Baja California explica: “Si un grupo criminal tiene hombres organizados y a cada uno de ellos se les pagan 300 o 400 dólares a la semana para que sean sicarios, ¿Por qué nosotros no hacemos lo mismo, pero con el ánimo de defender a la gente buena? Claro que estaríamos sobre una línea muy delgada de la legalidad; por eso es difícil hacerlo; por eso tiene que haber un acompañamiento institucional, y este lo debe encabezar el gobierno del estado y no un grupo de personas, aunque sean poderosas económicamente”.

De acuerdo con un estudio de campo realizado por Clark (Experto en el tema de el narcotrafico), es que se ha producido un propio incremento de adictos y de las famosas “tienditas” en áreas urbanas, declaro que existen alrededor de 200,000 adictos los cuales el 85% consumen drogas sintéticas de 3 a 5 dosis al día, a un precio de 75 a 100 pesos cada una, mientras que en el 2004 se contabilizaron alrededor de 4500 “tienditas” y “picaderos” datos de la policía y pequeños narcotraficantes estiman que en la actualidad operan entre 15000 y 20000.

Vega(2001) la delincuencia ha ido pasando por determinados delitos organizando con el fin de un enriquecimiento ilícito, estos presentándose con una estructura de mecanismos de la más alta sofisticación parecida a la de una gran empresa con actitudes y formas novedosas que día a día van adquiriendo los cuales condicionan importantes sectores de la vida económica, social incluso institucional junto a la administración publica.

Como bien dice Zuñiga Rodríguez: “estos grupos tienen por característica común explotar los tejidos del comercio para lograr ganancias ilícitas, las cuales se acrecientan en la medida que tienen que corromper las relaciones legales para utilizar las ilegales, hay una correspondencia entre el aumento de las ganancias ilícitas con la corrupción de las relaciones económicas licitas y empleo de las ilícitas” Zuñiga Rodríguez, L. Criminalidad organizada, Unión europea y sanciones a empresas en criminalidad organizada. Almagro (1999) p.p 58-59.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada